Frases de Albert Schweitzer

  1. El propósito de la vida humana es servir y mostrar compasión y el deseo de ayudar a los demás.

    0
  2. En la vida de todos, en algún momento, nuestro fuego interior se apaga. Es entonces cuando estalla en llamas por el encuentro con otro ser humano. Todos debemos estar agradecidos por aquellos que reavivan el espíritu interior.

    0
  3. Hay dos formas de refugio de las miserias de la vida: la música y los gatos.

    0
  4. La felicidad no es más que la buena salud y una mala memoria.

    0
  5. Nunca digas que no hay nada hermoso en el mundo. Siempre hay algo que te hará maravillar en la forma de los árboles, en el temblor de una hoja.

    0
  6. Haz algo maravilloso; quizás la gente lo imite

    0
  7. Hay veces en que nuestra luz se apaga y con la chispa de otra persona, se vuelve a encender. Cada uno de nosotros tiene motivos para pensar con profundo agradecimiento en aquellos que han encendido la llama dentro de nosotros.

    0
  8. No dejes que te quiten el domingo. Si tu alma no tiene domingo, se convierte en huérfano.

    0
  9. Un optimista es una persona que ve una luz verde en todas partes, mientras que un pesimista ve sólo el semáforo en rojo. . . una persona verdaderamente sabia es daltónica.

    0
  10. El éxito no es el secreto a la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si te gusta lo que estás haciendo, tendrás éxito.

    0
  11. La amabilidad constante puede lograr mucho. Así como el sol derrite el hielo, la bondad hace que la incomprensión, la desconfianza y la hostilidad se evaporen.

    0
  12. Estamos todos muy unidos, pero nos estamos muriendo de soledad.

    0
Imagen de Albert Schweitzer
Imagen de Albert Schweitzer
Nacimiento:14 de enero de 1875
Fallecimiento:04 de septiembre de 1965
Nacionalidad:Francia
Ocupación:Teólogo
Biografía:
Ludwig Philipp Albert Schweitzer OM fue un médico, filósofo, teólogo y músico franco-alemán, con ciudadanía inicialmente alemana y después francesa, misionero médico en África y Premio Nobel de la Paz en 1952, también conocido por su vida interpretativa de Jesús y su profundo conocimiento de los textos bíblicos.