Frases de Baruch Spinoza

  1. Todas las cosas excelentes son tan difíciles como lo son raras.

    0
  2. Si quieres que el presente sea diferente del pasado, estudia el pasado.

    0
  3. La paz no es la ausencia de guerra, sino una virtud, un estado de ánimo, una disposición hacia la bondad, la confianza y la justicia.

    0
  4. No llores; No enceres indignado. Entiende.

    0
  5. El mundo sería más feliz si los hombres tuvieran la misma capacidad para estar en silencio que tienen para hablar.

    0
  6. Toda felicidad o infelicidad que experimentamos depende únicamente de la calidad del objeto al que estamos apegados por amor.

    0
  7. Dios es el que mora en nosotros y no la causa transitoria de todas las cosas.

    0
  8. No sé cómo enseñar filosofía sin llegar a convertirme en un perturbador de la religión establecida.

    0
  9. Si los hombres nacieran libres, no formarían, siempre y cuando permanecieran libres, ningún concepto del bien y del mal.

    0
  10. La fama tiene también este gran inconveniente, que si la perseguimos, debemos dirigir nuestras vidas con el fin de complacer el gusto de los hombres.

    0
  11. No hay esperanza que no esté mezclada con miedo y no hay miedo que no esté mezclado con esperanza.

    0
  12. Nada existe de cuya naturaleza no siga algún efecto.

    0
Imagen de Baruch Spinoza
Imagen de Baruch Spinoza
Nacimiento:24 de noviembre de 1632
Fallecimiento:21 de febrero de 1677
Nacionalidad:Provincias Unidas de los Países Bajos
Ocupación:Filósofo
Biografía:
Baruch Spinoza —también conocido como Baruch de Espinoza​ o Benedict, Benito o Benedicto Spinoza o Espinosa, según las distintas traducciones de su nombre, basadas en distintas hipótesis sobre su origen— fue un filósofo neerlandés de origen sefardí hispano-portugués, heredero crítico del cartesianismo, considerado uno de los tres grandes racionalistas de la filosofía del siglo XVII, junto con el francés René Descartes y el alemán Gottfried Leibniz.