Frases de Camilo José Cela

  1. Las cosas del Estado marchan con lentitud.

    0
  2. Se volvió radiante de repente como un amanecer.

    0
  3. Hay dos clases de hombres aquellos a quienes gusta lavar platos y aquellos a quienes gusta secar platos son más frecuentes los primeros y más raros y por ende más requeridos los segundos.

    0
  4. La muerte es dulce; pero su antesala, cruel.

    0
  5. Es grave confundir la anestesia con la esperanza.

    0
  6. Las ranas son difíciles de amaestrar porque, cuando se tienen ya casi amaestradas, se pierde la paciencia y se les espachurra de un golpe.

    0
  7. La tranquilidad es como una bendición de los cielos

    0
  8. El viajero es un hombre con una vida tejida de renunciaciones.

    0
  9. Los poetas, a cambio de que se les siga tolerando la holganza, cantan las heroicas gestas del pueblo llano en su desigual (y victoriosa) lucha contra las multinacionales, pero comen de las multinacionales; el hambre es mala consejera y los hijos deben aprender las lenguas del comercio.

    0
  10. El otoño se ocupaba de matar y el invierno de barrer.

    0
  11. A mí me hubiera gustado veranear contigo en una ciudad que no fuese la nuestra, en un hotel en el que ya casi no quedaran habitaciones, en un hotel lleno de tímidas, de recoletas parejas de recién casados.

    0
  12. La verdad es que las situaciones artificiales envejecen más bien de prisa.

    0
Imagen de Camilo José Cela
Imagen de Camilo José Cela
Nacimiento:11 de mayo de 1916
Fallecimiento:17 de enero de 2002
Nacionalidad:España
Ocupación:Escritor