Frases de Epicteto - Página 2

  1. Los cuervos arrancan los ojos a los muertos cuando ya no les hacen falta; pero los aduladores destruyen las almas de los vivos cegándoles los ojos.

    0
  2. Engrandecerás a tu pueblo, no elevando los tejados de sus viviendas, sino las almas de sus habitantes.

    0
  3. El alma es como una ciudad sitiada: detrás de sus muros resistentes vigilan los defensores. Si los cimientos son fuertes, la fortaleza no tendrá que capitular.

    0
  4. El deseo y la felicidad no pueden vivir juntos.

    0
  5. El error del anciano es que pretende enjuiciar el hoy con el criterio del ayer.

    0
  6. La envidia es el adversario de los afortunados.

    0
  7. La felicidad no consiste en desear cosas sino en ser libre.

    0
  8. La vida es demasiado corta, y tienes cosas importantes que hacer.

    0
  9. Los hombres no se perturban por las cosas sino por la opinión que tienen de éstas.

    0
  10. No es la pobreza la que aflige, sino la avaricia; así como no son las riquezas las que preservan de todo temor, sino la razón.

    0
  11. No hay que tener miedo de la pobreza ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo.

    0
  12. No pretendas que las cosas ocurran como tu quieres. Desea, más bien, que se produzcan tal como se producen, y serás feliz.

    0
Imagen de Epicteto
Imagen de Epicteto
Nacimiento:01 de enero de 0050
Fallecimiento:01 de enero de 0138
Nacionalidad:Antigua Atenas
Ocupación:Filósofo
Biografía:
Epicteto fue un filósofo griego, de la escuela estoica, que vivió parte de su vida como esclavo en Roma.