Frases de Heber J. Grant

  1. El poder del Dios viviente está aquí en la Tierra. El Sacerdocio es aquí.

    0
  2. Si nos esforzamos, si trabajamos, si intentamos dar lo mejor de nuestra capacidad para mejorar día a día, estaremos en la línea de nuestro deber.

    0
  3. Si existe alguna cosa singular que lleve la paz y alegría al corazón humano y a la familia, es vivir según nuestras posibilidades.

    0
  4. Lo que el mundo necesita hoy más que ninguna otra cosa es una fe implícita en Dios, nuestro Padre y en Jesucristo, su hijo, como el salvador del mundo.

    0
  5. Los sueños despiertos sin trabajo no equivalen a nada; es el trabajo real el que cuenta.

    0
  6. No valoro nada en comparación con tener el espíritu de Dios que me guíe.

    0
  7. Con la ayuda del Señor, haré lo mejor que pueda, y... con Su ayuda, no tengo miedo para nada sino a lo que puedo conseguir a la larga.

    0
  8. No hay mejor ejemplo del amor de un hermano mayor que aquel exhibido en la vida de Hyrum Smith para el profeta Joseph Smith.

    0
  9. Deja que cada hombre sienta que es el arquitecto y constructor de su propia vida, y que el proponga hacer de ella un éxito por medio del trabajo.

    0
  10. En mi vida se destacan muchos incidentes de mi juventud, de maravillosa inspiración y poder a través de hombres que predican el evangelio en un espíritu de oración y testimonio.

    0
  11. He extendido mi mano, he arrancado los frutos del Evangelio, he comido de ellos, y son dulces, sí, por encima de todo lo que es dulce.

    0
  12. En mi opinión, la razón principal de la depresión en los Estados Unidos como un todo, es la esclavitud de la deuda y el espíritu de especulación entre la gente.

    0
Imagen de Heber J. Grant
Imagen de Heber J. Grant
Nacimiento:22 de noviembre de 1856
Fallecimiento:14 de mayo de 1945
Nacionalidad:Estados Unidos
Ocupación:Pastor
Biografía:
Heber Jeddy Grant fue un religioso estadounidense, séptimo presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días desde 1918, cuando falleció su predecesor Joseph F. Smith, hasta su muerte en 1945.