Frases de Isaac Asimov

  1. La vida es agradable. La muerte es tranquila. La transición es lo problemático.

    0
  2. Existe y siempre ha existido un culto de ignorancia en los Estados Unidos. La tensión del anti intelectualismo ha sido un hilo conductor constantemente entrelazado en nuestra vida política y cultural, fomentada por la noción falsa de que la democracia significa que mi ignorancia es tan buena como tu conocimiento.

    0
  3. Las personas que creen que lo saben todo son un gran fastidio para aquellos de nosotros que sí.

    0
  4. Escribir, para mí, es simplemente pensar través de mis dedos.

    0
  5. La violencia es el último refugio de los incompetentes.

    0
  6. El verdadero deleite está en el encontrar y no en el saber.

    0
  7. Nunca dejes que tu sentido de la moral se ponga en el camino de hacer lo correcto.

    0
  8. El aspecto más triste de la vida actual es que la ciencia consigue conocimiento más rápidamente que la sociedad consigue sabiduría.

    0
  9. Yo no creo en un más allá, para no tener que pasar toda mi vida temiendo el infierno o temiendo aún más el cielo. Sean las que sean las torturas del infierno, creo que el aburrimiento en el cielo sería aún peor.

    0
  10. Si mi doctor me dijera que tengo sólo seis minutos de vida, no me preocuparía. Escribiría un poco más rápido.

    0
  11. Hay una sola luz de la ciencia, y para aclararlo en cualquier lugar es aclararlo en todas partes.

    0
  12. Los escritores de ciencia ficción prevén lo inevitable, y aunque los problemas y las catástrofes pueden ser inevitables, las soluciones no lo son.

    0
Imagen de Isaac Asimov
Imagen de Isaac Asimov
Nacimiento:02 de enero de 1920
Fallecimiento:06 de abril de 1992
Nacionalidad:Estados Unidos
Ocupación:Científico
Biografía:
Isaac Asimov fue un escritor y profesor de bioquímica en la facultad de medicina de la Universidad de Boston de origen ruso, nacionalizado estadounidense, conocido por ser un prolífico autor de obras de ciencia ficción, historia y divulgación científica.​ Asimov, asimismo, tenía un dilatado conocimiento sobre las ciencias naturales en todo su conjunto.