Frases de Isabelle Eberhardt

  1. Escribir es algo precioso y espero que con el tiempo, cuando vaya adquiriendo la sincera convicción de que la vida real es hostil e inextricable, sabré resignarme a vivir esa otra vida, tan dulce y placentera.

    0
  2. Sin embargo, aunque mi vida no ha sido más que un entretejer dolores y tristezas, no voy a maldecir nunca lo lamentable y triste que es el universo... Porque en él el amor vive junto a la muerte y todo es efímero y transitorio. Porque los dos me han embriagado, me han extasiado, me han regalado muchos sueños y muchas ideas.

    0
  3. (...) Luego venía la extraña "segunda vida", la vida de la voluptuosidad, del amor. La embriaguez terrible y violenta de los sentidos, intensa y delirante, contrastando singularmente con mi existencia cotidiana, calmada y reflexiva.

    0
  4. Todo viaje, incluso en las regiones más frecuentadas y más conocidas, es una exploración.

    0
  5. Cuando más lejos dejo el pasado más cerca estoy de forjar mi propio carácter.

    0
  6. El caminante sano sentado al lado de la carretera analizando el horizonte abierto ante él, ¿No es este el dueño absoluto de la tierra, las aguas, y hasta del cielo? ¿Qué habitante puede competir con él en poder y riqueza?

    0
  7. Nadie hasta la fecha ha sabido traspasar esa máscara y descubrir mi verdadera alma, este alma sensitiva y pura que vuela tan alto sobre las bajezas y los envilecimientos adonde me apetece, desdeñando los convencionalismos y, también, por una rara necesidad de sufrir, arrastrando con ella a mi ser físico...

    0
  8. Y la eterna, la misteriosa, la angustiosa pregunta aparece una vez más: ¿Dónde estaré, en qué tierra, bajo qué cielo, a esta misma hora dentro de un año? Lejísimos, sin duda, de esta pequeña ciudad sarda... ¿En dónde? ¿Seguiré aún entre los vivos ese día?

    0
  9. Hay límites para todo dominio y leyes que rigen todo poder organizado. Pero el vagabundo posee toda la tierra inmensa que sólo termina en el horizonte no existente, y su imperio es uno intangible, en tanto su dominio y disfrute de este son cosas del espíritu.

    0
  10. Nómada fui cuando de pequeña soñaba contemplando las carreteras; nómada seguiré siendo toda mi vida, enamorada de los cambiantes horizontes, de las lejanías aún inexploradas, porque todo viaje, incluso en las regiones más frecuentadas y más conocidas, es una exploración.

    0
  11. Desde la cima de esta duna se descubre todo el valle de El Oued, sobre el cual parecen cerrarse las olas somnolientas del gran océano de arena gris. Todas las ciudades de los países de arena, construidas con yeso ligero, tienen un aspecto salvaje, deteriorado y ruinoso.

    0
  12. Sólo deseo tener un buen caballo, compañero mudo y fiel de una vida soñadora y solitaria, algunos servidores casi tan humildes como mi montura, y vivir en paz, lo más lejos posible de la agitación -en mi humilde opinión, estéril- del mundo civilizado, en el que me siento de más.

    0
Imagen de Isabelle Eberhardt
Imagen de Isabelle Eberhardt
Nacimiento:01 de enero de 1877
Fallecimiento:21 de octubre de 1904
Nacionalidad:Imperio ruso
Ocupación:Exploradora
Biografía:
Isabelle Eberhardt fue una exploradora y escritora suiza que vivió y viajó por el Norte de África.