Frases de Nikos Kazantzakis - Página 4

  1. El tiempo ha llegado a ser para mí el bien supremo. Cuando veo a los hombres pasearse, vagar o malgastar el tiempo en discusiones vanas, me dan deseos de ir a una esquina a tender la mano como un mendigo: Dadme una limosna, buenas personas; dadme un poco del tiempo que perdéis, una hora, dos horas, lo que queráis.

    0
  2. No debemos amar a los hombres, sino a la llama que no es humana y que los hace arder. No debemos luchar por la humanidad, sino por la llama que transforma en fuego a esta paja húmeda, inquieta, ridícula, a la que llamamos Humanidad.

    0
  3. No se trata de un triunfo definitivo, sino de una lucha sin fin.

    0
  4. Tenemos el deber, más allá de nuestras preocupaciones personales, más allá de nuestros hábitos cómodos, de fijarnos un objetivo por sobre nosotros mismos, y esforzarnos por alcanzarlo, desdeñando las risas, el hambre y la muerte. No sólo alcanzarlo. Un alma altiva cuando alcanza su objetivo, lo desplaza aun más lejos. No alcanzarlo, sino no detenernos nunca en nuestra ascensión. Es el único medio de dar nobleza y unidad a la vida.

    0
  5. ¡Sed sencillos y buenos! ¡Amad a los hombres, amad a los animales y a las plantas. Amad la naturaleza; no la violentéis!

    0
  6. Un sólo deseo me embarga: el de descubrir lo que se oculta tras lo visible, de horadar el misterio que me da la vida y me la quita, y de saber si una presencia invisible e inmutable se oculta más allá del flujo incesante del mundo.

    0
  7. Para que una civilización se mantenga en un nivel elevado, debe establecer la armonía entre el espíritu y el alma. Esta síntesis debe ser el fin supremo de la lucha actual de la humanidad.

    0
  8. En este momento, no hay otra salvación. Debemos movilizar todos nuestros recursos para combatir la mentira, el odio, la pobreza y la injusticia. Debemos llevar la virtud a este mundo.

    0
  9. El comunismo no es para mí sino el precursor de la salvación. El comunismo no responde a mi corazón.

    0
  10. Me recuerdo claramente. Antes de experimentar compasión por los hombres, experimenté en mí mismo la vergüenza. Tenía vergüenza de ver el sufrimiento de los hombres y de esforzarme por transformar todo ese horror en un espectáculo efímero y vano.

    0
  11. El tiempo no es un campo que se mida por codos; no es un mar que se mida por millas; es el latido de un corazón.

    0
  12. Mi alma entera es un grito, y toda mi obra es el comentario sobre ese grito.

    0
Imagen de Nikos Kazantzakis
Imagen de Nikos Kazantzakis
Nacimiento:02 de marzo de 1883
Fallecimiento:26 de octubre de 1957
Nacionalidad:Grecia
Ocupación:Escritor
Biografía:
Nikos Kazantzakis fue un escritor griego, autor de poemas, novelas, ensayos, obras de teatro y libros de viaje.