Frases de Sigmund Freud

  1. No se me ocurre otra necesidad en la infancia tan fuerte como la necesidad de la protección de un padre.

    0
  2. El tiempo pasado con gatos nunca es tiempo perdido.

    0
  3. Mirar flores no relaja. No tienen ni emociones ni conflictos.

    0
  4. Es buena práctica ser totalmente honesto con uno mismo.

    0
  5. La civilización comenzó la primera vez que una persona enojada tiró una palabra en lugar de una piedra.

    0
  6. El ego no es amo de su propio hogar.

    0
  7. Los sueños muchas veces son los más profundos cuando parecen más locos.

    0
  8. La mente es como un témpano de hielo; flota con una séptima parte de su volumen por encima del agua.

    0
  9. La mente consciente puede ser comparada con una fuente jugando al sol y volviendo a caer en la gran piscina subterránea del inconsciente de la cual emerge.

    0
  10. La gran pregunta que nunca ha sido respondida y la cual no he podido responder, a pesar de mis treinta años de investigar al alma femenina es ''¿Qué quiere una mujer?''

    0
  11. La interpretación de los sueños es el camino real hacia el conocimiento de las actividades inconscientes de la mente.

    0
  12. Nunca estamos tan indefensos ante el sufrimiento como cuando amamos.

    0
Imagen de Sigmund Freud
Imagen de Sigmund Freud
Nacimiento:06 de mayo de 1856
Fallecimiento:23 de septiembre de 1939
Nacionalidad:Austria
Ocupación:Psicólogo
Biografía:
Sigmund Freud​ fue un médico neurólogo austriaco de origen judío, padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX.​
Su interés científico inicial como investigador se centró en el campo de la neurología, derivando progresivamente hacia la vertiente psicológica de las afecciones mentales, investigaciones de las que daría cuenta en la casuística de su consultorio privado.