Frases de Washington Irving

  1. Hay algo sagrado en las lágrimas. No son la marca de la debilidad, sino del poder. Hablan más elocuentemente que diez mil lenguas. Son los mensajeros de la abrumadora tristeza, del arrepentimiento más profundo y del amor más inexpresable.

    0
  2. Un corazón amable es una fuente de alegría y hace que todo a su alrededor se refresque hasta hacer sonreír.

    0
  3. En el corazón de toda verdadera mujer, hay una chispa de fuego celestial, que se encuentra latente en la plena luz del día de la prosperidad, pero que enciende para arriba e ilumina y quema en la hora oscura de la adversidad.

    0
  4. El amor nunca se pierde. Si no es correspondido, fluirá de regreso para suavizar y purificar el corazón.

    0
  5. Quienes beben cerveza pensarán cerveza.

    0
  6. Las grandes mentes tienen propósitos; las demás tienen deseos.

    0
  7. La bondad de una mujer, y no su bello aspecto, se ganará mi amor.

    0
  8. Hay una majestad serena y arreglada a un paisaje arbolado, que entra en el alma y le da placer y la eleva y llena de nobles inclinaciones.

    0
  9. ¡Dulce es el recuerdo de amigos lejanos! Como los rayos suaves del sol saliente, cae con ternura, aunque tristemente, sobre el corazón.

    0
  10. El genio naciente siempre dispara sus rayos desde entre las nubes, y estas poco a poco se apartarán y desaparecerán a medida que éste asciende a su brillo constante.

    0
  11. La Navidad es una época para encender la hoguera de la hospitalidad, la llama genial de la caridad en el corazón.

    0
  12. La lengua es la única herramienta que se obtiene más filo con el uso.

    0
Imagen de Washington Irving
Imagen de Washington Irving
Nacimiento:03 de abril de 1783
Fallecimiento:28 de noviembre de 1859
Nacionalidad:Estados Unidos
Ocupación:Escritor