Frases de Wilhelm Röpke

  1. La política social nunca debería sustituir al mercado libre.

    0
  2. Contra la inflación la única actitud correcta es el rechazo resuelto y airado; la menor desviación de esta conducta está mal.

    0
  3. El camino de la inflación reprimida termina en el caos y la paralización. Cuanto más empuja la inflación los precios hacia arriba, tanto más refuerza el Estado la presión de su aparato represivo. Pero cuanto más ficticio se hace el sistema de los precios controlados, tanto mayor es el caos económico y el descontento general y tanto más se debilita la autoridad de Gobierno o su pretensión de seguir ostentando un carácter democrático.

    0
  4. Los demagogos sociales emplean las promesas del Estado Benefactor y de la política inflacionaria para seducir a las masas y cuesta advertir a la gente de modo convincente acerca del precio que todos habrán de pagar al final.

    0
  5. (...) Entre estos lentos cánceres de nuestra economía y sociedad occidentales se destacan dos: el avance al parecer incontenible del Estado de beneficencia o Benefactor y la erosión del valor del dinero, lo que se denomina inflación reptante. Existe entre ambos un estrecho vínculo nacido de sus causas comunes y de su refuerzo recíproco. Los dos se inician lentamente, pero al poco tiempo el ritmo se acelera hasta que cuesta detener el deterioro, lo cual multiplica el peligro.

    0
  6. La ayuda a las masas organizada por el Estado es sencillamente la muleta de una sociedad lisiada por el proletarismo, un recurso adaptado a la inmadurez económica y moral de las clases que surgieron de la descomposición del antiguo orden social.

    0
  7. Si el Estado moderno se encarga cada vez más de repartir beneficencia y previsión a todos lados, a beneficio primero de unos, luego de otros, tiene que degenerar en una institución que estimula la desintegración moral y prepara su propia condena final.

    0
  8. ¿Acaso no es progreso, por el contrario, si las grandes masas del pueblo cumplen la mayoría de edad en términos económicos, gracias a sus ingresos crecientes, y se hacen responsables de ellas mismas, de manera que podamos disminuir el Estado Benefactor en lugar de inflarlo más y más?

    0
  9. Cuando uno trata de leer una revista económica de nuestros días, uno se pregunta si no estará en realidad leyendo una revista académica sobre química o hidráulica. Es tiempo de que hagamos un análisis crítico sobre estos temas. La economía no es una ciencia natural; es una ciencia moral y como tal se vincula al hombre como un ser espiritual y moral.

    0
  10. Un error radical, del que deberá liberarse radicalmente el programa de desarrollo, consiste en la idea de que lo único necesario para lograr que broten las fuerzas económicas latentes en aquellos países es el abono artificial del "capital" y los conocimientos técnicos - organizatorios (del Know how) de Occidente.

    0
  11. El requisito más importante de un sistema monetario ordenado es, pues, la limitación de la cantidad de dinero frente a las tendencias inflacionistas, que estén siempre al acecho.

    0
  12. Hoy ya no dudamos que la cantidad de dinero en circulación influye decisivamente en el poder adquisitivo del dinero, de tal manera que un aumento del dinero reduce su poder adquisitivo (inflación) y una disminución lo eleva (deflación). A la larga, el peligro de un aumento inflacionista de la cantidad de dinero es mucho mayor que el de una disminución deflacionista, ya que la tentación es mucho mayor y los efectos inmediatos suelen ser mucho más populares.

    0
Imagen de Wilhelm Röpke
Imagen de Wilhelm Röpke
Nacimiento:10 de octubre de 1899
Fallecimiento:12 de febrero de 1966
Nacionalidad:Alemania
Ocupación:Economista
Biografía:
Wilhelm Röpke nació el 10 de octubre de 1899 en Schwarmstedt, un pueblo cercano a Hannover, y murió el 12 de febrero de 1966 en Ginebra.