Frases de Yevgueni Zamiatin

  1. ¡Vaya!, uniformidad. Ahí lo tenemos: la virtud psicológica. ¿Es que como naturalista no te das cuenta de que solamente en la diferenciación... En las diferencias temperamentales, en los contrastes caloríficos... Hay vida?

    0
  2. Los niños son los únicos filósofos valientes. Y los filósofos valientes son como los niños, son verdaderamente infantiles. Pues, como los niños, hay que preguntar siempre.

    0
  3. Los sueños son una peligrosa enfermedad psíquica.

    0
  4. ¡Sí, es una locura! Todos han de perder la razón, todos, y cuanto antes mejor.

    0
  5. Tengo la esperanza de que la victoria será nuestra. Incluso estoy convencido de nuestra victoria. ¡La razón ha de vencer!

    0
  6. Eternamente enamorados dos por dos eternamente fundidos en el apasionado cuatro, los más ardientes amantes del mundo son los inseparables dos por dos.

    0
  7. Por eso la amas. Le temes porque es más fuerte que tú, la odias porque le temes. La amas porque no puedes dominarla. Puesto que solamente cabe amar lo indomable.

    0
  8. El hombre es como una novela: mientras no se haya leído la última página, no se conoce su final. Si no fuese así, no merecería la pena leerla...

    0
  9. (...) Llevaba un vestido anticuado muy ligero de color azafrán. Y esto era mil veces peor que no haber llevado nada absolutamente.

    0
  10. Frente al Estado único tengo el derecho de someterme al castigo, y este derecho no me lo dejaré arrebatar... Reconozco que esta especie de rebeldía sólo se reduce a una de las reminiscencias de los prejuicios ridículos de nuestros antepasados, que eran víctimas de lo que solían llamarse ideas "legales".

    0
  11. (...) El hermoso sueño del Paraíso... ¿Lo conoce? En el Paraíso, los hombres ya nada desean, ya nada anhelan, allí ya no conocen la compasión ni el amor, allí solamente existen almas dichosas, a las que se les ha extirpado la fantasía con una operación (pues de lo contrario no serían felices).

    0
  12. ¿Y cuál es la última revolución que tú dices? No existe ninguna revolución final o última, como quieras llamarla, pues la cifra de las revoluciones es también infinita.

    0
Imagen de Yevgueni Zamiatin
Imagen de Yevgueni Zamiatin
Ocupación:Escritor