Frases de Yoko Ogawa

  1. (...) Pero el consuelo fue que los recuerdos dolorosos también se olvidaron enseguida.

    0
  2. Es imposible recordar lo que he olvidado.

    0
  3. Tomó mi mano, me hizo bajar a la tina, me desvistió. Desabrochó uno por uno los botones de mi blusa empezando por arriba, antes de bajar el cierre de mi falda acampanada. Todo se desprendió de mi cuerpo como pétalos que se marchitan.

    0
  4. Ahora, la palabra clave que utilizo, para dar cuenta del bebé en mi cabeza, es "cromosoma". Sólo tomándolo como tal puedo tomar conciencia de la forma del bebé.

    0
  5. - ¿Cómo están tus oídos? - preguntó cuando, al volver yo de la cocina, me senté. Vi que se preocupaba por mí sinceramente.

    0
  6. Los números ya existían antes de que aparecieran los hombres: ¡No! , incluso antes de que naciera este mundo. Si hubieran sido descubiertos por nosotros, nadie tendría tantas dificultades, y los matemáticos no harían falta si quiera.

    0
  7. El pasado nunca se pierde. Igual que no puede cambiarse el destino, nadie puede modificarlo a su antojo. Así se conserva toda memoria.

    0
  8. -Entonces se trata de un laboratorio, a menos que sea una especie de museo de ciencias naturales. -No. En absoluto. Negó con la cabeza mientras sonreía, como si esperara de mi parte este tipo de preguntas. -Aquí, no hay ni investigaciones ni exposiciones. Nuestro papel consiste en preparar los especímenes y conservarlos, nada más.

    0
  9. Entonces, ¿Tú crees que ya existía el 0 cuando apareció la especie humana, como las flores o estrellas? ¿Crees que pudo conseguirse tal belleza sin hacer ningún esfuerzo? ¡Qué clase de idea es ésa! Deberías estar todavía más agradecida a la grandeza del progreso humano.

    0
  10. Deseé que el tiempo se detuviera para siempre. Es un deseo normal, pero últimamente me he dado cuenta de que, en realidad, en la vida no hay tantos momentos en los que se piense de esta manera.

    0
  11. La noche avanzaba y el vino menguaba despacio. Yo estaba algo bebida y el corazón me palpitaba.

    0
  12. En una demostración verdaderamente bella, la flexibilidad y una solidez impecable están en perfecta armonía, sin contradecirse. Hay muchas demostraciones que aunque no sean falsas resultan aburridas, burdas e irritantes. ¿Comprendes? Es igual de difícil expresar la belleza de las matemáticas que explicar por qué las estrellas son hermosas.

    0

Yoko Ogawa

Nacimiento:30 de marzo de 1962
Nacionalidad:Japón
Ocupación:Escritora